Logoazul
Home
Discos
Algunas producciones
Dibujos
Historia
English
Contactar
Enlaces

Aquí hay fotos de algunas de mis mejores guitarras del pasado ( la mayoría) y de las que me quedan o voy adquiriendo. También alguna que no fue mía (Les Paul Custom). Son instrumentos bellos de madera donde cabe casi todo el universo y también objetos bellos.

Ahora solo tengo una Gibson ES 335 cherry, una clásica con cutaway Juan Alvarez y una thinline hollow body Gibson ES 330 en uso. Las demás se reconvirtieron. Como dijo el sabio, todo se transforma.

Los guitarristas tenemos fama de caprichosos y yo francamente eso no lo puedo negar. El inmenso placer que significa tocar la guitarra se potencia considerablemente cuando tocas una buena guitarra.

Tuve una Ovation Country Artist que me dio muchas satisfacciones. Era de las primeras series de aquella marca y por supuesto que el no va mas.

Mas adelante tuve una Classic, pero ésta molaba mucho mas .

 

Con esta Juan Alvarez de palosanto hice mucha bossa nova y el disco con Binotti. Aun la conservo Podeis escucharla pinchando sobre el guitarrista heavy de aqui abajo

Ninguna de estas criaturas sigue conmigo. Las tres eran maravillosas: pero en la vida no se puede tener todo.

 

Ay, mi amada Strato americana... la de discos que hicimos. Estupenda guitarra. En su día me decidí por la escala Gibson; pero me arrepiento de haberme deshecho de ella y la echo de menos.

Podeis escucharla pinchando sobre la foto

Gibson ES 137 Classic. Una buena moza, si. Un poco mazacota pero bien hecha. Buen sonido jazz y también muy versatil. Ciertamente un buen instrumento.

Podeis escucharla pinchando sobre la foto

Estas dos Les Paul fueron mias por un breve espacio de tiempo.Muy buenos instrumentos. La double cut con un cambio de pastillas hubiera rozado la perfeccion y es otra a la que echo de menos; la Standard es un muy buen bicho pero para mi gusto pierde la afinación demasiado y es bastante bruta: no conoce el matiz. Las bruscas Burstbuckers que lleva no estan mal; pero me gustan mas las Classic 57. Tampoco está mal la Seymour Duncan Pearly Gates o las Classic 59 tambien de Seymour Duncan

 

ramonles

Podeis escucharla pinchando sobre la foto

Esta Epiphone Casino serie Elite es una de las mejores guitarras que he tenido. Pastillas P 90 Gibson y una excelente construccion. A pesar de que le tuve que cambiar el selector no hizo mas que darme satisfacciones. Pero la vida es dura y la tuve que vender por motivos que no voy a explicar aqui.

Gran instrumento para Pop (sonido Beatles garantizado), y Jazz (un poco a lo Grant Green). Con la distorsión es muy brava y reacciona muy bien con los pedales.

Afortunadamente su actual dueño es mi amigo Jorge Drexler y al menos la Casino esta tocando en los mejores teatros de todo el mundo.

Heritage 555. Inigualable en muchos aspectos, bella como pocas, régia y potente. Construccion clasica y acabados impresionantes.

Hubiera sido mi actual guitarra si el ancho del diapasón no me hubiera obsesionado en exceso porque las cuerdas estaban un milímetro mas separadas (de la primera a la sexta...) que en las Gibson. Si, amigos, esta es la naturaleza de muchos músicos; bueno, en concreto la mia.

Lujo por todas partes y gran nivel. Quizá la guitarra mas hermosa que he tenido en mis manos. Belleza pura.

Sonaba muy, muy bien y fui tonto al venderla: esta marca es muy especial.

 

HeritagePicsou
tocata2portada

Bueno: otro de mis sueños. Gibson SG ´61 Reissue. Alla por el año 70 me dejaron una muy parecida (con Bigsby) y la use para tocar Jazz en un local que existia por aquel entonces en Madrid (Balboa Jazz). El soniquete dulce de su pastilla de graves se adaptaba perfectamente a esa musica y se me quedo grabado en el alma.

Esta SG moderna aunque muy brillante, tocaba Jazz muy bien y también rock. Mantenía las notas y su sonido era sencillamente brutal. Mas sensible que la Les Paul, el acceso a las notas mas agudas era total y ese es su gran argumento para los músicos que quieren tocar muy por arriba. Pesaba como una Stratocaster americana , lo que es aceptable. El único pero que pude ponerle es la posición del músico respecto al instrumento: Todo te queda demasiado a la izquierda; cuando tocas las notas mas altas es un lujo y te sobra mucísimo espacio, pero al tocar los primeros trastes parece como si tu mano izquierda se tuviera que ir al quinto pino. No es muy natural ese aspecto del diseño. Y la mía debido a la densidad de la caoba no cabeceaba demasiado, pero en otras unidades puedes estar subiendo el mástli con la mano izquierda casi contínuamente.

Buen instrumento, gran sonido y gratos recuerdos.

 

asterix

Asterix pegandome por desacerme de tantas bellezas

 

Tuve una. Epiphone J 45 Elite. Venía de Japón y me encantaba. Una Jumbo de escala corta. Fuimos muy felices los dos... pero no la abarcaba bien con mis brazos de escala corta y me cansaba. Estupenda guitarra como toda la serie Elite de Epiphone. Creo que las hacían en la fábrica de Tenada.

Y bueno... esta no es mía . Pero la estuve tocando porque un amigo la trajo a mi estudio y me encanta: menudo pedazo de guitarraco. Si alguno de vosotros siente un repentino ataque de amor hacia mí y desea de una manera compulsiva hacerme feliz a toda costa ya sabe lo que tiene que hacer: regalarme una Gibson Les Paul Custom.

...¡Ah! Es bueno soñar de vez en cuando.

Su sonido es denso y su ¨sustain¨ asusta. Es una guitarra que enamora. A pesar de todo tengo que decir que mi SG no desmerecía en absoluto y que la Les tiene el problema del peso: al rato de estar con ella empecé a sentir las caderas primero, luego las rodillas y después los pies que parecían querer visitar al vecino de abajo atravesando el suelo. Para preparar una actuación de dos horas o mas con ella colgada es preciso acudir al gimnasio tres veces por semana durante un tiempo muy largo para prepararse adecuadamente.

Pero es tan bella...

 

Y luego tuve esta, y mas tarde la que veis mas abajo. Algunos dicen que estoy mal... otros que padezco una psicopatía muy severa, y no existe, salvo Toni Miró, persona que yo conozca que no considere que he llegado demasiado lejos con mi manía por las guitarras.

No niego que así sea; pero si existe un señor que cambia a menudo de automóvil o que tiene una colección de trescientas camisas todos le consideran cuerdo total. Yo opino que la búsqueda del equilibrio con el instrumento es algo inevitable para un músico. Aunque es verdad que desde que estoy con la guitarra eléctrica las cosas se me disparan mucho mas.

La Heritage H 535 de una manera natural suena a Jazz con la pastilla de graves y puede saturar hasta cruelmente pero no se acopla.Básicamente es como la H 555 que tanto eché de menos pero con menos lujos: el diapasón es palosanto en lugar de ébano, no hay ¨bindigs¨(ribetes diría yo) en el borde de la pala y los marcadores son redondelicos en lugar de figuras con forma de triángulos. En definitiva es una guitarra obrera que ofrece confort y hasta cierto lujo al músico pero con sobriedad.

 

 

Y esta fue mi anteanteanteantepenúltima adquisición: una Paulita con P90s hechas por Jason Lollar. Heritage H 150 Goldtop. Una guitarra estupenda, perfecta para cualquier estilo. De pie se toca bien aunque, como todas las Les Paul tiene un acceso algo duro a las notas mas agudas.

goldtopsillon3

Maravillosa guitarra aunque me aplanaba con sus 4,200 Kg. En la foto podéis ver el efecto que causa su peso sobre mi...

Asi que como no se para de rodar en la búsqueda de la guitarra perfecta, la cambié por esta maravilla. Pesaba 2,800 Kg. llevaba las mismas pastillas Jason Lollar, hecha de maderas de una pieza, o sea, macizas (no laminadas), y tenía ese sonido de las grabaciones de Grant Green y Wes Montgomery (de este las primeras grabaciones) de una manera natural. Mantenía las notas aceptablemente bien y hasta te regalaba con un buen sonido acústico. Una gran dama del Jazz...

 

H525

Era una Heritage H525. Una de las últimas que construyeron los de Kalamazoo antes del parón.

También a esta guitarra le puse los clavijeros anibloqueo Sperzel. Creo que las cuerdas se separan demasiado en la cabeza y eso no viene muy bien para mantener la afinación. Ojo: los antibloqueo no solucionan totalmente el problema. El mal está en el diseño de la gran cabeza con las cuerdas separadísimas de abertura.

Y esta cosa que me hace explotar de felicidad nada mas cogerla es la Gibson ES 175 de mi compañero y amigo René Bernedo, guitarrista de Jazz y poeta.

Es un bicharraco imponente (me refiero a la guitarra, no a René) que te invita con su tacto y su sonido a poner acordes y a tocar solos o lo que sea. Impresionante. Esta guitarra tiene mucho swing en sí misma. Las cuerdas que le ha puesto René (entorchado plano y cierto calibre) no son de lo que mas feliz me hace: pero el instrumento las aguanta muy bien y con su acción plana te facilita mucho las cosas.

 

A ver si algun fan millonario me ragala una Gibson ES 175... o una L4

En su día me arrepentí de vender la Goldtop con las P90s. Realmente me gustan las Les Paul. Así que después tuve esta H-157 (Les Paul Custom) con pastillas Seymour Duncan SH 1 (59 Classic) y pesa mas que la Goldtop (4,400 Kg.) pero era una guitarra estupenda. Ergonómicamente se adaptaba bien a mi cuerpo (ya sabeis que no soy ningun gigante) y me encantaba su sonido.

Resulta chocante que algunas notas cerdeasen. Nada grave ya que la pasé por el luthier Juan Brieva; pero para alguien que no tenga un maestro luthier a mano esto puede ser un inconveniente grave.

¡Oh insana naturaleza la del guitarrista que siempre anda quisquilloso encontrando defectos a su material...!

Esta Les Paul era ciertamante maravillosa; pero el peso me ha aplastado (y ya es la segunda vez que me ocurre con una Les Paul) . Y como era mi guitarra mas rockera en muchas ocasiones tenía que tocarla de pie. La vendí: lo siento.

El caso es que teniendo en cuenta que a pesar de el cambio de longitud de escala, una de las guitarras a las que mas eché de menos fue sin duda aquella Strato americana; decidí dar el paso y fui a Madrid Musical donde probé una Strato americana, una Gibson SG, y dos strats American Deluxe, una con diapason de arce y otra de palorosa. Me encerré toda una mañana en una cabina con un ampli Fender Deluxe Reverb (lo quiero) y de todas, la que mas me gustó fue sin duda esta. Es una American Deluxe con el cuerpo de fresno (ash para los anglófonos) y diapasón de palorosa.

Resultan impresionantes la versatilidad, la estabilidad en la afinación, el gran sonido, el sustain, la acción de la palanca y el lujo sencillo y práctico (afinadores con bloqueo, straploks...). Se adapta a uno como un guante . Me pareció sensacional.

....

Pero decidí volver a la escala corta y a las pastiillas dobles.. Acabé vendiendola para costear en parte lo que veréis al final: La ES 335

Hermanas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la izquierda Gibson ES 330 y ES 335. Dos guitarras maravillosas con las que grabé muchas cosas y con las que disfruté mucho tocando.

Y a la derecha mis dos ultimas guitarras: arriba, acústica Gibson Blues King a la que le cambié la electrçonica por una pastilla L.R. Baggs M1 active. Preciosa acústica de maderas macizas con apariencia obrera que te lo da absolutamente todo y es la mejor compañera.

Y abajo Gibson L4 CES. Lo que siempre he llamado la guitarra de la jubilación; o sea, mi sueño. Es una caja de Jazz con sus 57 classics y toda ella de maderas macizas. Absoluta pata negra. y muy bella.

Putine

 

LaDiosa

(...)

También espero que Asterix se apiade de mí y me comprenda. Actualmente tengo en activo la Gibson Blues King, la Juan Alvarez de palosanto con su sistema L.R. Baggs y la Gibson L4 CES.

Un poco de síntesis al final es lo que toca. Me gustaría tener muchas mas; pero son celosas y ya me cuesta poner paz entre ellas. Además no tienen motivos para quejarse de no ser la única porque a cada una le doy su ocupación, la mantengo muy cuidada y a veces incluso la mejoro con mis cosas.

 

 

Arriba